Quien mira hacia fuera sueña, quien mira hacia adentro despierta. Carl Gustav Jung


La ignorancia surge de nuestra torpeza de VER y VER-NOS de manera adecuada. El sufrimiento se detiene cuando dejamos de ver y comenzamos a VER. Mirar y darse cuenta, VER en mayúsculas, no es tan obvio, porque la ilusión es tan poderosa y persistente que encubre nuestra verdadera naturaleza y la naturaleza del mundo.
Nos atrapa MAYA, el velo de Isis, en ese sueño que también llamamos el juego de Dios o del Brahaman. Cuando comienzas a mirar en la dirección de tu experiencia directa, lo único que es cierto, desenmascaras la naturaleza de las condiciones del mundo y esa jaula de la que siempre anhelaste escapar comienza a agitarse. Has identificado los barrotes -ilusorios- que, ilusoriamente, te contienen.
Has desenmascarado la ilusoriedad de la existencia, la impermanencia del mundo que aparece y desaparece continuamente en ti, y, por tanto, la profunda lógica de la insatisfacción de la existencia condicionada.
Has aprendido a VER. Y caes, inevitablemente, en la Realidad. Y vuelves a casa. Otra vez.

Helmar Rodriguez Messmer

Hola, me llamo Helmar, consultor y facilitador especializado en el desarrollo del potencial organizacional-sistémico y humano. He formado a profesionales y particulares en más de 25 países y todas mis propuestas están orientadas a obtener resultados prácticos por un lado y, por otro, elevar la mirada, desarrollar la consciencia, para que los participantes atraviesen los límites que les impiden desplegar sus capacidades. El límite de nuestras posibilidades y de nuestro crecimiento personal y profesional nunca es externo, siempre acecha en nuestro interior.

Deja una respuesta