José Mujica: “Toma esa maravillosa, casi milagrosa, oportunidad de haber nacido… Nada hay más hermoso que la VIDA. La hermosura de vivir al tope. De querer la vida en cualquier circunstancia. Y para eso no hay receta. Está acá, en la consciencia…”

Vivir a tope es vivir radicalmente la plenitud: nuestra íntima libertad, nuestro amor incondicional o nuestra identidad última. No obstante la búsqueda de esa totalidad en lugares equivocados convierten el viaje en utopía. Liberar batallas en campos equivocados, anticipa el fracaso de la contienda: jamás podrás conquistar aquello que ya tienes. Porque jamás podrás conquistar quien ya ERES.

Y de esta manera, no tienes que buscar tu libertad. Tienes que atravesar las TRABAS que te impiden desplegar tu libertad. No tienes que buscar tu sabiduría. Tienes que atravesar las TRABAS que te impiden desplegar tu sabiduría. No tienes que buscar el amor. Tienes que atravesar las TRABAS que te impiden desplegar el amor.

Y así, dando espacio, atravesando las TRABAS, hechas -todas ellas y sin excepción- del material del que están hechos sueños e ilusiones, se despliega inevitablemente todo lo que ES en ti: Belleza, Bondad, Sabiduría… Atravesando esas TABAS, despliegas en todos sus rincones posibles el anhelo del alma,  el final y el principio de todo viaje, despliegas, por fin, la “hermosura de vivir al tope”.

Helmar Rodriguez Messmer

Hola, me llamo Helmar, consultor y facilitador especializado en el desarrollo del potencial organizacional-sistémico y humano. He formado a profesionales y particulares en más de 25 países y todas mis propuestas están orientadas a obtener resultados prácticos por un lado y, por otro, elevar la mirada, desarrollar la consciencia, para que los participantes atraviesen los límites que les impiden desplegar sus capacidades. El límite de nuestras posibilidades y de nuestro crecimiento personal y profesional nunca es externo, siempre acecha en nuestro interior.

Deja una respuesta