Fin de semana maravilloso, en un paraje natural, una comida inigualable, unos momentos únicos, en los que Helmar con su experiencia, investigación, bagaje profesional, humanidad y pasión, te hace llegar casi sin darte cuanta a un nivel de conciencia que no puedo describir y que me ha hecho comprender muchas cosas que hasta ahora, no encontraba las respuestas adecuadas y que se resumen para mí en SER,en plenitud, en serenidad, en paz, en un AMOR con mayúsculas.

Solo darte las gracias por tu entrega, por dar todo aquello que llevas y que eres y que lo expresas con gran maestría, sutileza, respeto y amor.

Sin duda volveré de nuevo, es algo que debo repetir, porque al repetirlo vendrán cosas nuevas, diferentes emociones, diferentes sensaciones y diferentes sentimientos.

Mil gracias Helmar.

Deja una respuesta