Una semana después de volver del retiro facilitado por Helmar, sólo puedo sentir agradecimiento profundo por abrirme los ojos a esta nueva forma de entender la vida. Como Helmar dice, un nuevo paradigma, un nuevo sistema operativo desde el que vivir. Ha sido una experiencia fascinante, un viaje de autoconocimiento, de expresión, de sanación. Tan sólo llevo una semana desde que volví y ya se va instalando en mí una serenidad y una paz desde la que observarme, a mí y también a los demás. A veces sigo operando desde mi yo antiguo, pero me doy cuenta, y desde una mirada consciente me devuelvo a la impermanencia, a la liberación al saber que nada me ata para SER, para volver a casa.

Como coach nutricional, es mi intención indagar más en este nuevo paradigma, quiero investigar en cómo llevarlo al terreno de la alimentación (¿desde dónde vivimos nuestra relación con la comida?), para así ayudar a otras personas a traer mayor consciencia a este aspecto de nuestras vidas.

Recomiendo muchísimo este retiro. El fondo es revelador y la forma tan agradable, tan placentera… Gracias de nuevo.

Deja una respuesta