Helmar, en el retiro de fin de semana, propone un viaje hacia la consciencia, propone dejarnos ser, ser lo que ya somos.

Pone la atención en el funcionamiento de nuestra “máquina” interior. Es un viaje apasionante. Sólo hay que dejarse ir.

Es una propuesta muy estructurada y con unos objetivos muy claros y , a la vez, tiene muy presente lo que va ocurriendo en el grupo. Mucha pedagogí­a a través de ejemplos , de videos y medios creativos, que facilitan la comprensión de los participantes con menos experiencia y la implicación total de las personas con más recorrido vital.

Es una mirada diferente y esencial del ser humano buscando el retorno a casa, a nuestra propia esencia.

Con el tiempo no se volatiliza hasta quedar anónimo, sino que deja labrado un surco en la mar de algún marino…Muchas gracias

 

Deja una respuesta