Hay veces que tienes suerte. Muy escasas ocasiones en que tienes oportunidad de recibir la transmisión de un conocimiento original puesto en forma, es decir, en forma de experiencia. El retiro de Helmar ha sido una de esas ocasiones únicas que se convierten en un acontecimiento vital con un sentido especifico para cada particiante. Se trata de una mirada o más bien una forma de mirar, un auténtico regalo para cultivar en el viaje de nuestra biografía. Solo expresar mi agradecimiento al conductor de ese viaje a la naturaleza!

Deja una respuesta