Fui al retiro por acompañar a mi amiga Nuria y me llevé, con gran sorpresa, un gran regalo de VIDA.

Después de mucho camino recorrido, Helmar nos acompañó en este viaje tan especial, con sumo cuidado, a un destino inesperado en el que descubrí mucho más de lo que esperaba.

Entender cómo funciona la maquina me ha ayudado a soltar, tomar consciencia y buscar el equilibrio. Una manera increíble de liberarme y encontrar la armonía anhelada. Gracias Helmar!

Deja una respuesta