Desde que volví del curso he aprendido a mirar en mundo desde otra perspectiva, con otra mirada, con otra mentalidad. A pesar de mi negatividad el mundo empieza a teñirse de muchos colores que me abren  cientos de caminos y esperanza. Se que habrá momentos malos, pero el miedo ya no me paraliza y las ganas de ser libre me empujan con fuerza a lo que seguramente sea el resto de mi vida. Gracias por enseñarme como reencontrarme poco a poco conmigo misma.

 

Deja una respuesta