He participado una decena de veces. No es cuelgue ni necesidad. Es puro placer del alma en expansión. Gracias, gracias, gracias

Deja una respuesta