Buda enseño la forma de llegar al conocimiento a través de la experiencia mediante “revelaciones”. Una revelación, clarividencia o INSIGHT, es una luz, visión o un darse cuenta interno, un entendimiento profundo, sobre la naturaleza de nuestra propia existencia y que nos puede ayudar a encarnar y comprender el sentido de nuestra vida en esta tierra atravesando el sufrimiento.

Así Buda enseñó a buscar en nuestro interior, como dicen los escritos, a ser refugio para nosotros mismos, a despertar elevando la mirada, la consciencia, y encontrar nuestra sabiduría innata. Buda sabía que todos tenemos la capacidad de liberarnos por nosotros mismos desapegándonos de las ataduras de la mente ilusoria comprendiendo su verdadera naturaleza más allá de los fenómenos mentales. El libro tibetano de los muertos – lejos de ser un libro que sólo describe el tránsito de la vida a la muerte- muestra simbólicamente ese viaje del despertar.

De esta manera, las enseñanzas de Buda establecen las 4 Nobles Verdades que muestran las condiciones y las vías de liberación del hombre en su devenir existencial:

1.- La verdad del sufrimiento – DUKKHA (enfermedad, vejez y muerte)

2.- La causa del sufrimiento- SAMUDAYA  (ignorancia , apego y aversión)

3.- El camino del cese del sufrimiento – NIRODHA  (el óctuple sendero)

4.- El cese del sufrimiento – MAGGA (Nirvana)

Y son precisamente las 8 condiciones del mundo las que nos debaten, atropellan y confunden  en nuestro ir y venir terrenal:

Queremos agarrar la Ganancia, el Éxito, el Halago y la Felicidad; las condiciones del apego. Queremos evitar la Pérdida, el Fracaso, la Crítica y el Sufrimiento; las condiciones de la aversión. He aquí la incesante rueda giratoria del  Samara cuyo eje, la ignorancia, fija su eterna rotación.

A partir de aquí solo podremos superar el sufrimiento si somos capaces de disipar la ignorancia y comprender la verdadera naturaleza de las condiciones que nos atrapan.

El material del que están hechas esas  condiciones siempre son las mismas: todas nuestra condiciones en esta vida terrenal están hechas del mismo material del que están hechos los sueños, puesto que nuestra experiencia instante a instante se despliega simbólicamente en nuestra consciencia. Míralo por ti mismo.

Todo aquello de lo que huimos y nos hace sufrir se despliega en nosotros en forma de impresiones. La experiencia, por tanto, lejos de ser material, toma forma simbólica en nuestra consciencia. En la medida que reconocemos -no el contenido de las condiciones del mundo- sino su naturaleza ilusoria comienza, de golpe, el camino de la liberación. Ese es el mensaje fundamental del Bardo Todol en sus indicaciones para encontrar la liberación, evitar la Reencarnación  y transitar hacia las “Tierras Puras”: Reconoce la verdadera naturaleza de la Mente.

La ignorancia surge de nuestra incapacidad de MIRAR el mundo que se genera en nuestro interior de manera adecuada. El sufrimiento se detiene cuando dejamos de ver y empezamos a VER. Pero mirar y darse cuenta, VER en mayúsculas, no es tan obvio, porque la ilusión es tan poderosa que encubre su verdadera naturaleza. Nos atrapa Maya, el velo de Isis, el Sueño. Ese es el juego de Dios, del Universo o del Buda. Cuando comienzas a mirar en esta dirección, hacia la naturaleza de las condiciones del mundo, la JAULA de la que siempre quisiste escapar comienza a agitarse. Has identificado los barrotes -ilusorios- que te contienen. Has identificado la ilusoriedad de la existencia , su impermanencia y , por lo tanto, la profunda lógica de la insatisfacción de la existencia condicionada. Has aprendido a VER. Y caes inevitablemente en la Realidad. Y vuelves a Casa. Otra vez.

Deja una respuesta