A todos nos emociona en mayor o medida una puesta de sol…
Pero la mayor belleza de todas es aquella que es invisible y permanece oculta a nuestra mirada: la CAPACIDAD de poder contemplar y experienciar esas puestas de sol. La CAPACIDAD INNATA de decodificar y desplegar ese MUNDO DE LA FORMA que cobra sentido en nosotros, instante a instante, en forma de experiencia vital. A eso le llamamos VIDA.
Si sigues mirando, precisamente, en esa dirección, -hacia el origen de TODO-, en algún momento se abrirán, para ti, las puertas del misterio… como dice la cábala, te será revelado el nombre de DIOS…Y todo será posible. Otra vez.

Helmar Rodriguez Messmer

Hola, me llamo Helmar, consultor y facilitador especializado en el desarrollo del potencial organizacional-sistémico y humano. He formado a profesionales y particulares en más de 25 países y todas mis propuestas están orientadas a obtener resultados prácticos por un lado y, por otro, elevar la mirada, desarrollar la consciencia, para que los participantes atraviesen los límites que les impiden desplegar sus capacidades. El límite de nuestras posibilidades y de nuestro crecimiento personal y profesional nunca es externo, siempre acecha en nuestro interior.

Deja una respuesta