Cuando llegue a Clearness llevaba muchos años que buscaba llenar un vacío que sentía en mi. Un vacío que intentaba llenar de mil formas: con cursos, comida, llenando mi agenda de trabajo hasta reventar,  amistades, viajes etc. Buscaba el tapón a mi vacío y fui a psicólogos, psiquiatras, me formé de mil cosas y cada vez me sentía con un agujero más grande donde se colaba el frió de este mundo. Hasta que llegue a Clearness y tuve un insight: No estoy rota, no hay algo en mi que arreglar continuamente, y reconocí es lugar dentro de mí que nada ni nadie puede afectar, mi bienestar no está en juego. Y desde ahí cambió mi mirada y ahora siento más a los demás pero sufro menos. Gracias Helmar por este último curso de mi vida. Lo he realizado ya varias veces, pero siempre será el último. Gracias por hacerme ver que dónde miraba era a mi mentira y no a la verdad que habita en mi. Gracias, gracias, gracias.

 

Leave a Reply