Cuando llegue a la Cabrera y me baje del coche, sentí una sensación de entusiasmo y nerviosismo que hacía mucho tiempo que no sentía… había dejado atrás una semana dura en lo laboral y personal, y me enfrentaba a algo nuevo, algo sobre lo que me habían hablado muchas veces, pero que me faltaba por entender (realmente me dí cuenta que lo que me faltaba era vivirlo). A partir de ahí empezó todo: inicie un viaje fuera de mi mundo, fuera de mi caja, fuera de mi control. Helmar es un mago. Ahora Vivo más pleno y tranquilo, siempre he tenido parte de mí en el futuro intentando adelantarme a todo y eso me provoca mucho estrés.. o dedico tiempo al pasado, a intentar entender cosas que han sucedido, esto me hace perderme… ahora vivo en el presente y veo todo y a todos con más perspectiva. Es el inicio de un bonito camino, algo necesario que todo el mundo debería hacer: vivir esta experiencia sin esperar nada. No hay que hacer nada, simplemente disfrutarlo pues la cabeza y el corazón hacen el resto….

Leave a Reply