Al día siguiente del retiro, sin hacer nada, solamente dejar las cosas caer y asentarse, se produjo un desbloqueo muy grande en varios aspectos de mi vida. De repente el dolor punzante que tenía entre el corazón y el estómago desde hacía meses…. o años…. se desvaneció. Y se sentí un alivio y un desapego grande con respecto a casi todo: desapego en el Amor, desapego a lo material, desapego a casi todo. Esta nueva sensación me permite vivir más libre, Amar más libre y disfrutar más del día a día y del momento. Manteniéndome presente.

Leave a Reply