Llamémoslo casualidad, suerte, destino escrito en alguna parte…como queráis! Cuando coincidí con Helmar la inquietud que tenía dentro se aceleró. Conocerle fue un regalo inesperado y muy grato.

Helmar me guió a reencontrarme con mi YO, hice un viaje retrospectivo a la plenitud, a aquel bienestar que había dejado olvidado. Y fue, como por arte de magia, sin hacer nada. Helmar me enseñó a que todo se hace desde el amor, me hizo comprender que hay que admirar a los sentimientos cuando vienen y por igual dejarlos ir, sin atraparlos. Y eso me hace desplegar todo el potencial que llevo dentro, mi autenticidad!

Al final de una práctica, Helmar me preguntó cómo me sentía y yo le contesté: tengo la misma sensación que tiene un preso en su primer día de libertad cuando pone el pie en la tierra y respira aire puro, sin encontrarse nada en el horizonte, nada más que su SER!

El retiro fue un verdadero reencuentro conmigo misma.

Gracias una vez más, Helmar, nos vemos pronto!

Leave a Reply